Jueves, 02 de octubre de 2008

Con esta opinión coincidió la responsable del Área Bases Biosociales de la Violencia del Centro Reina Sofía para el Estudio de la Violencia, Esmeralda Cava, quien corroboró que la aparición de psicosis en consumidores de cannabis tiene una incidencia cada vez mayor

Valencia, 2 octubre 2008 (mpg/AZprensa.com/E.P)

El director del Instituto sobre Drogas y Conductas Adictivas de la Universidad CEU Cardenal Herrera de Valencia, Francisco Javier Romero, ha alertado del incremento "alarmante" de episodios de psicosis en personas consumidoras de cannabis y, como consecuencia, dijo, hay más demanda de ayuda en las Unidades de Conductas Adictivas (UCA).

Romero realizó estas declaraciones a los medios de comunicación tras pronunciar su ponencia 'Mecanismos fisiopatológicos de la adicción' en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), donde desde ayer y hasta el viernes tiene lugar el seminario 'La adicción, una enfermedad'. El curso fue inaugurado por el conseller de Sanidad, Rafael Cervera.

Tras su intervención, Romero explicó que en la actualidad existe un problema "enorme" en cuanto al consumo de cannabis en España, ya que éste ha aumentado y, de forma pareja, se están detectando más problemas de salud.
Como consecuencia, este experto aseveró que, junto a varios problemas detectados en la actividad motora, la memoria, o el aprendizaje, se está detectando un incremento "alarmante" de episodios de psicosis cannábicas. Así, las personas que acuden por primera vez a la UCA por este asunto se han multiplicado por tres o cuatro en los últimos años.

Además del aumento de consumo, Romero hizo referencia a que la concentración de cannabinoides es "mucho mayor" que el que se consumía hace años. "Han aumentado estos componentes, lo que genera un problema adicional", dijo.
Con esta opinión coincidió la responsable del Área Bases Biosociales de la Violencia del Centro Reina Sofía para el Estudio de la Violencia, Esmeralda Cava, quien corroboró que la aparición de psicosis en consumidores de cannabis tiene una incidencia cada vez mayor.

Así, Cava, que ofreció la charla 'Alcohol y violencia: bases biológicas', expuso que el consumo de cannabis es un factor más de riesgo --junto al alcohol, la cocaína o el éxtasis-- que favorece la aparición de enfermedades y de conductas violentas. Advirtió, en este sentido, de que todos los efectos de las drogas en adolescentes son "mayores" que en adultos, porque hasta que cumplen 21 años el cerebro es blando.

En concreto, respecto al alcohol, señaló que, en primer lugar, influye en conductas delictivas para "sacar dinero" y, además, afecta al cerebro e interviene en ofrecer una respuesta agresiva, una conducta violenta.

Indicó que el alcohol no es el factor que más influye a la hora de generar este tipo de conductas, pero sí, dijo, es el más consumido. Preguntada por estadísticas a este respecto, resaltó que es muy difícil obtenerlas, y que en España no hay datos concretos, pero que, por ejemplo, en Finlandia, el 78 por ciento de agresores que han matado a sus parejas o ex parejas lo hicieron bajo el efecto del alcohol. En Dinamarca, este porcentaje se sitúa alrededor del 39 por ciento.

Sobre este asunto, el conseller de Sanidad, Rafael Cervera, resaltó que la adicción es una "enfermedad" y que produce alteraciones en el organismo y secuelas "no sólo psicológicas y neuronales, sino alteraciones orgánicas en el riñón o en el cerebro".

Subrayó que las drogodependencias y otros trastornos adictivos son enfermedades comunes con repercusiones en las esferas biológica, psicológica y social de la persona, por lo que consideró "necesario" aplicar una política integral dirigida a la educación para la salud y el bienestar. Señaló que la prevención, asistencia e integración de los drogodependientes "debe considerarse como un proceso unitario y continuado".

El conseller hizo hincapié en que uno de los retos de su departamento estriba en la disminución de la vulnerabilidad de la sociedad valenciana frente a los trastornos adictivos, y agregó que, para ello, cuenta con la realización de programas cuyo objeto es acentuar la percepción de riesgo, sobre todo, en los jóvenes, al ser éstos el sector de la población más susceptible de caer en la droga



Tags: cannabis, drogas, demencia

Publicado por C.I.A.S @ 9:44  | Sin drogas
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios