S?bado, 07 de marzo de 2009

Todavía queda mucho trabajo por hacer, pero es posible que algún día las infecciones por el VIH puedan curarse con fármacos que expulsen al retrovirus de los reservorios donde se oculta en el organismo.

DM/Nueva York 06/03/2009


Así lo cree Douglas D. Richman, director del Centro de Investigación sobre Sida de la Universidad de California en San Diego, según expone en un artículo de revisión que se publica hoy en Science.

Richman, junto a otros autores, destaca que los malos resultados obtenidos en los ensayos sobre vacunas contra el VIH han dado paso a nuevas estrategias terapéuticas y curativas, y una de ellas es lo que denomina terapia anti-latencia.

La terapia antirretroviral de gran eficacia o Targa es muy eficaz en la supresión de la replicación del virus, así como en la reducción de la carga viral, pero los reservorios del VIH latente persisten en los pacientes tratados, en especial en los linfocitos T CD4+. El precio a pagar por el éxito de los antirretrovirales es una adherencia de por vida y efectos secundarios que se están conociendo a medida que los pacientes cumplen años. El incremento de la incidencia de las enfermedades cardiovasculares, la diabetes, los trastornos hepáticos y algunos tipos de cáncer parecen también parte del equipaje del tratamiento crónico del sida.

Diversos grupos científicos trabajan ahora en vías de activación de los virus latentes para que puedan ser localizados por el sistema inmunológico. El objetivo es ahora erradicar el VIH, la remisión sin tratamiento farmacológico.

"Si pudiéramos purgar los reservorios latentes de la infección por el VIH, no harían falta los tratamientos crónicos, con lo que ello implica en toxicidad, coste y transmisión", expone Richman, que, consciente de la envergadura de ese desafío para la investigación biomédica, apunta que "el esfuerzo vale la pena por la recompensa".

Los autores del estudio coinciden en que los principales retos clínicos y éticos para alcanzar el objetivo es determinar cómo ensayar de forma segura esos nuevos fármacos en humanos, teniendo en cuenta las altas cotas de seguridad y eficacia alcanzadas por la Targa.

No obstante, ese tipo de trabajos serán necesarios para lograr la curación del VIH. "El éxito no llegará pronto", afirma Richaman, "pero hay que tener presente que el desarrollo de la terapia actual requirió quince años".

(Science 2009; 323: 1.304-1.307).


No al sida
Publicado por C.I.A.S @ 22:19  | Investigaci?n Sida
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios