Viernes, 20 de marzo de 2009
Maria Ozores

Uganda es el mejor ejemplo, al pasar en 17 años del 14% de portadores de Sida al 5%; España a pesar de las campañas mantiene el porcentaje de afectados


Los valores tradicionales de la familia constituyen el arma más eficaz para controlar el incremento de infectados por el virus del Sida. La enfermedad ha descendido en aquellos países que han desarrollado políticas de apoyo a los valores tradicionales de la familia o que tradicionalmente se han caracterizado por un concepto de familia más estable y ajustado al orden tradicional. Sin embargo el porcentaje ha subido en aquellos que han basado el control del Sida en el uso del preservativo.

Esto viene a avalar las palabras que Bendicto VXI manifestó ayer en Camerún al defender el matrimonio “indisoluble y estable” y afirmar que el preservativo “agrava” el problema del Sida en África. El Papa propuso una “humanización de la sexualidad”, así como “una renovación espiritual, que comporta una nueva forma de conducta”.

Es lo que se desprende de los datos que la Organización Mundial de la Salud publicó en 2008 y que analizan la variación por países de enfermos de Sida en todo el mundo entre 2001 y 2007. La muestra recoge el número de personas infectadas por el Sida en términos absolutos y el porcentaje total de la población.

África, donde el Sida golpea
En África donde el Sida golpea duramente prácticamente a todos los países, Camerún ha pasado de tener 530.000 portadores del Sida a 540.000 por lo que en términos absolutos incrementa en 10.000 el número de enfermos, pero sin embargo en porcentaje baja de un 6% de afectados en 2001 a un 5,1% en 2007, por lo que mejora el porcentaje relativo a toda la población del país –que evidentemente se ha incrementado-.

La mayoría de países del África negra mantienen sus desoladoras cifras. Etiopía desciende ligeramente y pasa de tener 920.000 infectados en 2001 a 980.000 en 2007, y en porcentaje de un 2,4% a un 2,1%; Etiopía consta de un contingente católico importante. Congo que desciende de 84.000 infectados en 2001 a 79.000 en 2007, y en porcentaje de un 4,4% a un 3,5%. AngolaZambia desciende ligeramente y aunque pasa de tener 940.000 infectados en 2001 a 1.100.000 en 2007 en términos absolutos, en porcentaje pasa de un 15,4% a un 15,2% siendo uno de los países que más sufren la incidencia del virus ya que de cada 100 personas, 15 son portadores. Zambia constituye la manifestación más clara del fracaso de que las campañas a favor del uso del preservativo no demuestran ninguna disminuación en las tasas de infección del virus.

que incrementa el número de afectados de 120.000 a en 2001 a 190.000 en 2007 –hay una subida de 70.000 enfermos-, pero que en porcentaje significa un incremento del 1,6% al 2,1%, aunque hace el 1990 el país prácticamente tenía un porcentaje cero de infectados.
Uganda representa el descenso más espectacular ya que pasa de tener 1.100.000 infectados en 2001 a 940.000 en 2007, pero si constatamos el porcentaje de los últimos 17 años pasa de un casi un 14% a un 5,4%. Uganda consta de un contingente numeroso de cristianos en su población y no ha basado su estrategia en la lucha contra el Sida en el uso del preservativo sino en el rescate de la familia tradicional africana –de la misma forma que se desprende esa dinámica en las sociedades cristianas y musulmanas-.

Los países del África subsahariana han roto con su modelo tradicional de familia y se ha extendido desorbitadamente la práctica de la prostitución. La pauta cultural y religiosa de un país es determinante para el avance y el retroceso del Sida. En los países musulmanes el nivel de incidencia del Sida en la población es mínimo, a pesar de que se practica la poligamia y la práctica del preservativo es ignorada.
Los países musulmanes: menos Sida y más familia
En los países de tradición musulmana las cifras se reducen en comparación con las africanas a niveles muy inferiores, de la inmensa mayoría de estos países, sólo el 0,5% de su población está infectada por el virus del Sida. Son países que se caracterizan por tener estructuras familiares consistentes y estables.

Líbano pasa de 2.200 afectados en 2001 a 3.000 en 2007, el porcentaje se mantiene en un 0,1%. Pakistán pasa de tener 51.000 afectados en 2001 a 96.000 en 2007, y en porcentaje de menos de 0,1% a un 0,1%. Malasia pasa de tener 44.000 afectados en 2001 a 80.000 en 2007, y en porcentaje de un 0,3% a un 0,5%.

Al mismo tiempo Singapur de tener 2.900 afectados en 2001 pasa a 4.200 en 2007, y en porcentaje de un 0,1% a un 0,2%. Indonesia pasa de tener 93.000 afectados en 2001 a 270.000 en 2007, y en porcentaje de un 0,1% a un 0,2%. Marruecos y Algeria mantienen sus porcentajes en 0,1% desde 2001, el primero incrementa en 8.000 la cifra de afectados por el virus y Algeria en 9.000. Túnez pasa de tener 2.200 afectados en 2001 a 3.700 en 2007, y en porcentaje de menos del 0,1% a un 0,1% ponderado.

Se constata como las cifras de los países musulmanes sin tener campañas contra el Sida ni promoción del preservativo revelan una menor incidencia de la enfermedad en la población debido a la base familiar como arma más eficaz. Al fin y al cabo el Sida es una enfermedad ligada al comportamiento de la sociedad.

Las campañas no solucionan el problema en Occidente

Si comparamos las tasas del mundo islámico con las occidentales observamos un ligero incremento generalizado, Estados Unidos pasa de tener 1.000.000 infectados por el virus del Sida en 2001 a 1.200.000 en 2007 en términos absolutos, y en porcentaje se mantiene en un 0,6%.

En Europa El Reino Unido pasa de tener 47.000 afectados en 2001 a 77.000 en 2007 en términos absolutos aunque en porcentaje se mantiene en un 0,2%. Italia pasa de tener 140.000 afectados en 2001 a 150.000 en 2007, y en porcentaje se mantiene en 0,4%. Alemania pasa de tener 44.000 afectados en 2001 a 53.000 en 2007, y en porcentaje mantiene un 0,1%, siendo uno de los países en los que menor incidencia sufre la población del virus. Francia pasa de tener 120.000 afectados en 2001 a 140.000 en 2007, y en porcentaje sostenido de 0,4%. España pasa de tener 120.000 afectados en 2001 a 140.000 en 2007, y en porcentaje se mantiene en el 0,5%, constituye uno de los países europeos con una tasa de incidencia mayor que en el resto de países de la Comunidad; vemos como en porcentaje se mantiene pero crece en número absoluto en 20.000 afectados en seis años. España a pesar de las campañas a favor del uso del preservativo mantiene el porcentaje de afectados.

Todavía en Europa, Portugal pasa de tener 29.000 afectados en 2001 a 34.000 en 2007, y en porcentaje mantiene el 0,5%. Irlanda pasa de tener 4.600 afectados en 2001 a 5.500 en 2007, y en porcentaje mantiene el 0,2%. Malta pasa de tener 4.600 afectados en 2001 a 5.500 en 2007, y en porcentaje mantiene el 0,2%. Por último Polonia, país de gran tradición católica, pasa de tener 15.000 afectados en 2001 a 20.000 en 2007, aunque en porcentaje se mantiene en 0,1%.

Los países occidentales basan su sistema contra el Sida en un modelo tecnológico que se apoya en el uso del preservativo y en el tratamiento de la enfermedad.

Leído en Forum Libertas


No al sida

Tags: valores tradicionales

Publicado por C.I.A.S @ 16:45  | sexo seguro safe sex
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios