Jueves, 23 de abril de 2009
Por
Luis María Anson

ALLI donde hay un hospital dedicado al sida, lo mismo en Africa que en Asia o Iberoamérica, también en Europa, son monjas y curas católicos los que están a pie de cama para atender a los enfermos.He recorrido en trabajo profesional más de cien países. En las leproserías de todo el mundo, en los asilos de ancianos terminales, en los hospitales para enfermos infecciosos, sólo se encuentra uno con misioneras y misioneros católicos. Esa es la escueta verdad. Nunca me he tropezado en esos lugares con un comunista militante, con uno de esos manifestantes que vociferan contra la Iglesia. Los misioneros y misioneras permanecen al margen de las pancartas y los sermones políticos. Derraman su amor sobre los leprosos, los sidosos, los enfermos terminales, los ancianos sin techo, los desfavorecidos y desamparados.

Aún más, todos los profesionales del periodismo sabemos que cuando estalla una tragedia del tipo que sea en el tercer mundo, encontraremos información certera en la misionera o el misionero españoles, que ejercen su ministerio en los lugares más miserables. Nunca fallan, esa es la realidad.

José Luis Rodríguez Zapatero, para dar una lección a la Iglesia Católica, ha decidido obsequiar a Africa con un millón de preservativos pagados a través de los impuestos con los que sangra a los ciudadanos españoles. ¿A cuántos militantes del PSOE, encabezados por Bibiana Aído, va a enviar para que se instalen durante diez años en los hospitales especializados en sida, para que convivan con los enfermos, les atiendan, les den de comer, les limpien, les acompañen? El Papa ha instalado en el Africa enferma a muchos millares de monjas y curas, de misioneros y misioneras. Obras son amores.Esa es la diferencia entre los que vociferan y los que derraman cariño y atenciones.

Conocí en enero de 1967, cuando carecía de la celebridad que adquirió posteriormente, a Teresa de Calcuta. Pasé un día con ella visitando sus hangares para enfermos terminales. Escuché con atención lo que me decía. Fue una lección de quién sabía mejor que nadie en qué consisten las tierras duras del hambre, el mundo de los desfavorecidos profundos. Supe que estaba hablando con una santa. Y así lo escribí. Pues bien, en el cuerno africano, en las ciudades estercoleros de Africa, en los pueblos escombreras de Asia, en las favelas brasileñas o en las villamiserias peruanas, trabajan para los más pobres, para los más desfavorecidos, millares y millares de teresitas de Calcuta.

El Papa cree que la mejor forma de combatir el sida en Africa es la monogamia y la fidelidad. No ha tenido en cuenta lo estupendas que están las negritas y lo difícil que tiene que ser, ante el espectáculo de tanta belleza y atractivo, que los negros politeístas y polígamos practiquen la virtud de la monogamia. Pero ironías aparte, quienes combaten el sida en Africa, quienes atienden a los enfermos son las misioneras, los misioneros católicos. Escuché en una tertulia de radio a un simpático homosexual cebarse con el Papa y despotricar contra la Iglesia. Se me ocurrió aclararle: «Dicen que el sida está especialmente extendido entre los homosexuales aunque afecte ya a los heterosexuales. Seguro que tú nunca te pondrás enfermo. Pero ten por seguro que, si así fuera, quien te atenderá con amor y dedicación en el hospital será una monja católica». Se quedó callado como una puta el simpático gay y los tertulianos se apresuraron a cambiar de tema.

Luis María Anson es miembro de la Real Academia Española.

Leído en El Mundo

No al sida

Tags: Luis María Anson

Publicado por C.I.A.S @ 10:37  | Iglesia y SIDA
Comentarios (0)  | Enviar
Mi?rcoles, 15 de abril de 2009
          La práctica de tener varias parejas sexuales simultáneamente es uno de los factores más importantes de la alta tasa de prevalencia del VIH en el África subsahariana. De ahí que en nueve países de la región esté en marcha desde hace meses una campaña bajo el lema “Un solo amor”, que intenta favorecer la monogamia y la fidelidad como medio de lucha contra el SIDA.

[onelove.jpg]La experiencia ha mostrado que las campañas centradas exclusivamente en la distribución de preservativos no han logrado frenar la epidemia. En los nueve países donde se desarrolla la campaña (Lesoto, Malawi, Mozambique, Namibia, Sudáfrica, Suazilandia, Tanzania, Zambia, Zimbabue) la tasa de prevalencia del VIH está en la mayoría de los casos por encima del 15% de la población adulta, y en algunos casos supera el 20%.

De ahí esta nueva campaña que por primera vez se centra en la fidelidad. La campaña está más en la línea de la que se desarrolló en Uganda, centrada en la estrategia llamada ABC (abstinencia, fidelidad, condones).

El lema “Un solo amor” intenta promover un cambio de mentalidad para cambiar las costumbres que llevan a tener varias parejas sexuales simultáneas. La multiplicidad de este tipo de relaciones –dicen los folletos de la campaña– crea “una red sexual invisible que posibilita la transmisión rápida del VIH una vez que el virus entra en ella”.

Las costumbres que dan origen a esta situación son de diverso tipo. Por una parte está la poligamia, presente en países como Suazilandia y Sudáfrica. También existe la costumbre de que el cuñado se responsabilice de la viuda de su hermano y de sus hijos si este muere, lo que puede implicar relaciones sexuales.

Luego están los llamados “sugar daddies”, hombres mayores que tienen sexo con chicas jóvenes a cambio de dinero o regalos. Todos estos factores explican la peculiar situación de la epidemia en el África subsahariana, que no ha podido ser frenada por el momento. Lo notable es que hasta ahora no se haya intentado más estrategia de lucha que la distribución de condones.

El avasallamiento de la mujer es otro de los problemas que no se resuelven con condones. En Sudáfrica, que tiene una tasa de prevalencia del VIH del 18%, se estima que medio millón de mujeres son violadas cada año. Una de cada cuatro mujeres pueden sufrir esta experiencia.

La campaña “Un solo amor” está coordinada por el Soul City Institute for Development de Sudáfrica.

Aceprensa


No al sida

Publicado por C.I.A.S @ 16:21  | sexo seguro safe sex
Comentarios (0)  | Enviar
En un artículo publicado en Le Monde (10-04-09), varios expertos contestan a otro anterior en el que el Papa era acusado de ignorar los datos científicos, por decir que la situación del SIDA en África no podía resolverse solo con preservativos.

14 Abril 2009

Los firmantes reconocen que “el preservativo es la tecnología más eficaz. Pero no la medida preventiva más eficaz. De hecho, en numerosos países de África la proporción de personas portadoras del virus es demasiado elevada para que la epidemia sea frenada solo con los preservativos”.

Muchos expertos en epidemias, que han trabajado en la lucha contra el SIDA en África, se extrañan de la ignorancia que revelan algunas críticas contra el Papa. “No hay ningún país con una epidemia generalizada que haya logrado bajar la proporción de población infectada por el VIH mediante campañas centradas solo en la utilización de preservativos. Los casos de baja de la transmisión del VIH publicados en la literatura científica están asociados a la puesta en práctica de la tríada ABC (abstinencia, fidelidad y utilización de preservativos). En otras palabras, solo los programas que han recomendado seriamente el retraso de la actividad sexual de los jóvenes y la monogamia mutua (lo que los cristianos llaman fidelidad) han tenido éxito”.

“La Iglesia católica –recuerdan los firmantes– ha propuesto siempre A y B.” “El Papa subraya que ‘corremos el riesgo de agravar el problema’ del SIDA si los programas de prevención se apoyan solo en los preservativos. Esto responde al estado actual de los conocimientos en materia de salud pública y de epidemiología. Los programas de prevención centrados en el preservativo dan un mensaje inadaptado a la población en general y a los jóvenes en particular. Transmiten el mensaje: ‘Cualquiera que sea tu conducta sexual si utilizas preservativos es segura, sin riesgo”. Lo que es falso, dicen estos especialistas, porque ese tipo de campaña lleva generalmente al fenómeno de compensación de riesgos. “Si la gente cree que tiene una seguridad del 100% utilizando preservativos, tiende a asumir más riesgos”, según un fenómeno bien descrito en la literatura científica.

Por eso, afirman, “el discurso del Papa es realista y justo. Nos interpela sobre una visión de la prevención limitada solo al preservativo. Adopta un punto de vista antropológico y moral, comprensible por todos, para criticar una orientación únicamente tecnológica, que, por sí sola, no es capaz de yugular la epidemia”.

Los firmantes manifiestan que es preciso otro enfoque no exclusivamente tecnológico, una perspectiva pedagógica sobre el sentido de las conductas sexuales. “Pero esta perspectiva es difícilmente escuchada en el discurso social apegado a un pensamiento pragmático. El preservativo se ha convertido en una especie de tabú no criticable, un fetiche, que, curiosamente, debería participar en la definición de la sexualidad.”

Reflexionar sobre los comportamientos sexuales se hace tan doloroso que provoca la ira de numerosos militantes e ideólogos en la materia. En este sentido, las palabras del Papa no son’regresivas’; por el contrario, nos sacan de la regresión y nos invitan a afrontar los hechos y lo que está en juego”.

Los firmantes son Tony Anatrella, especialista en psiquiatría social; Michele Barbato, ginecólogo de Milán, presidente del Instituto Europeo de Educación Familiar; Jokin de Irala, médico epidemiólogo, director adjunto del departamento de medicina preventiva y salud pública de la Universidad de Navarra; René Ecochard, epidemiólogo, jefe del servicio de bioestadística del CHU de Lyon; Dany Sauvage, presidente de la Federación africana de acción familiar.


Aceprensa







No al sida

Tags: Le Monde, Tony Anatrella, Dany Sauvage, Michele Barbato, René Ecochard

Publicado por C.I.A.S @ 11:48  | Campa?as contra el Sida
Comentarios (0)  | Enviar
Lunes, 06 de abril de 2009
  Médicos católicos adhieren al Papa sobre la lucha contra el Sida
 
Buenos Aires, 23 Mar. 09 (AICA)

El Consorcio de Médicos Católicos de Buenos Aires adhirió a las declaraciones del papa Benedicto XVI sobre la lucha contra la epidemia de HIV-SIDA, y advirtieron que las campañas de salud basadas en la distribución de preservativos para evitar la enfermedad “inducen al engaño, porque ocultan información y no colaboran con la prevención, sino a una mayor difusión de las conductas de riesgo”.

     Asimismo, reiteraron que ya en varias oportunidades esa organización explicó que el uso de profilácticos no hacen el sexo “seguro” o “más seguro”.

     El texto de la declaración con la firma de su presidente, doctor Alejandro Nolazco, dice lo siguiente:

     El Santo Padre Benedicto XVI afirmó sobre la epidemia de HIV-SIDA que, “no se puede resolver el problema con la distribución de preservativos. Al contrario, se corre el peligro de aumentar el problema”.

     Adhiriendo a estas palabras el Consorcio de Médicos Católicos de Buenos Aires hace llegar a la opinión pública la siguiente declaración.

     1) Las campañas de salud basadas en la distribución de preservativos para evitar el SIDA inducen a engaño, porque ocultan información y no colaboran a la prevención, sino a una mayor difusión de las conductas de riesgo, ya que implican que las autoridades sanitarias están dando su visto bueno a las conductas y estilos de vida que son responsables de la epidemia.

     Sirva de ejemplo que la misma OMS afirma que el preservativo tiene una tasa de fallos del 14% (Organización Mundial de la Salud, Effectiveness of Male Latex Condoms in Protecting against Pregnancy and Sexually Transmitted Infections, en OMS Information Fact Sheet, núm. 243, de junio de 2000).

     Al mismo tiempo la Internacional Planned Parenthood Federation (IPPF), una de las promotoras de las campañas llamadas de sexo seguro, sitúa la tasa de fallos en el 30%, y a ésta hay que añadirle que “el riesgo de contraer SIDA durante el llamado ‘sexo protegido’ se aproxima al 100% a medida que el número de relaciones sexuales se incrementa” (IPPF, Medical Bulletin, How Much Do Condoms Protect Against Sexually Trasmitted Diseases?, febrero 1997).

     Por lo tanto, como afirmó este Consorcio el 8 de marzo de 2005, los preservativos no hacen el sexo “seguro” o “más seguro”.

     2) Lamentamos los dichos de algunas autoridades de salud que consideran “peligrosas” las declaraciones del Papa Benedicto XVI. Parecería que se quiere imponer totalitariamente un pensamiento único, políticamente correcto, desdeñando los datos que la ciencia nos proporciona.

     3) Cabe señalar que además del SIDA, debido a la promiscuidad sexual que alientan las campañas llamadas de “sexo seguro”, han vuelto a aparecer enfermedades de transmisión sexual que se creían casi extinguidas. Por ejemplo, en nuestro país han aumentado los casos de sífilis (Véase Clarín 30-01-07: “En la provincia de Buenos Aires las notificaciones (de sífilis) crecieron casi un 70% desde el 2002”; La Nación, 03-02-07: “Sida y sífilis: estadísticas alarmantes”; Página 12, 05-02-07: “La sífilis, en un silencioso y continuo aumento de casos. En el Hospital de Clínicas, los análisis de VIH se complementan con el de sífilis”).

     4) La literatura médica internacional registra aumentos en el contagio de la gorronea, clamidias, tricomoniasis, herpes genital, chancro, sífilis. Las campañas de “sexo seguro” no son ajenas a este estado de cosas.

     5) Como afirmó Benedicto XVI, la solución pasa por humanizar la sexualidad, “una renovación espiritual y humana que lleve aparejada una forma nueva de comportarse”. Por eso este Consorcio hace un llamado a los médicos, educadores, padres de familia y a las autoridades públicas para que entre todos volvamos a valorar el orden natural, sin concesiones al “mal menor”, viviendo y difundiendo un comportamiento realmente humano basado en el ejercicio de las virtudes de la templanza, la castidad y la continencia.+
 
AICA - Toda la información puede ser reproducida parcial o totalmente, citando la fuente
No al sida

Publicado por C.I.A.S @ 21:15  | sexo seguro safe sex
Comentarios (0)  | Enviar
Domingo, 05 de abril de 2009
Pedro Trevijano

Sobre el tema del aborto es indudable que podemos tomarlo desde varios puntos de vista: El religioso: que lo condena claramente porque es una violación directa del quinto mandamiento, que dice «no matarás». Me sorprende la actitud de nuestros dirigentes socialistas, que a la vez sostienen el no a la pena de muerte, con una postura en la que coinciden con la de la Iglesia Católica, pero discrepan en que admiten la pena de muerte para personas inocentes, que no otra cosa es el aborto.

El científico: ¿Se trata de vida humana, sí o no? Aquí se oyen toda clase de falsedades. En un programa de TVR se afirmó que hasta las veinte o veintidós semanas no había vida humana. Enseñé la foto de un feto de 12 semanas, que sin duda es un ser humano. La ministra de Igualdad nos habla de su comisión de expertos, todos proabortistas y algunos con fuertes intereses económicos en la cuestión. Los mejores científicos españoles, no charlatanes que nos dicen que van a curar la diabetes, en el 'Manifiesto de Madrid' afirman que «existe sobrada evidencia científica de que la vida empieza en el momento de la fecundación».

El jurídico: Se nos dice que la Ley trata de impedir que la mujer que aborta vaya a la cárcel. Desde la democracia por lo menos, ninguna mujer ha ido a la cárcel por este motivo. ¿No se tratará de facilitar la tarea de los centros abortivos e impedir que nadie les dé un susto legal?

El educativo: Aquí en teoría todos estaríamos de acuerdo. El problema está en qué entendemos por educación. Mientras que para los creyentes la sexualidad está al servicio del amor, para los dirigentes socialistas y muchos de otros partidos tan solo sirve al placer y ser responsable es evitar el embarazo y las enfermedades venéreas con el uso del preservativo. Por ello hablar a nuestros adolescentes de valores morales como la abstinencia y la fidelidad, ¡hasta semejante aberración podríamos llegar! Cada año aumentan los abortos en adolescentes y mayores y todavía más tras la realización masiva de estas campañas. Pero el remedio está en más de lo mismo, aunque esté claro que no funciona, pero es que como no saben dominarse ni ser personas libres, no piensan ni creen que hay montones de adolescentes que sí lo son o pueden serlo.

Los filósofos medievales decían: «contra el hecho no valen argumentos». Nuestros ideólogos zurdos nos dicen con sus resabios marxistas «contra la ideología no valen hechos». En consecuencia la fórmula ABC, también defendida por científicos serios no creyentes, como J. Bernard, es decir abstinencia, creemos en el valor de la castidad y del dominio de sí como la mejor preparación para poder el día de mañana formar una familia. Un ginecólogo me dijo que el porcentaje de fallos (embarazos por año de quien emplea un método anticonceptivo) del condón era el 4%; a mí me salía el 15. En un Congreso de Ginecología me callé hasta que otro congresista dijo: a mí no me sale el 4, sino el 15». Así la fórmula ABC se ha usado con gran éxito en Uganda, realizando una educación sexual seria que ha reducido notablemente el porcentaje de los que contraen sida.

El social: ¿Quién hay más desvalido que un bebé antes de nacer? ¿Quién se preocupa más de los pobres, marginados, y enfermos de sida sino la Iglesia?


No al sida

Tags: safe sex sexo seguro, prevención, contagio, abstinencia, sida

Publicado por C.I.A.S @ 12:09  | sexo seguro safe sex
Comentarios (0)  | Enviar
S?bado, 04 de abril de 2009
El auge de las infecciones sexuales hace temer la llegada de otra epidemia de sida

04.04.2009 -FERMÍN APEZTEGUIA

Si cabía alguna duda, ya no la hay. La sífilis y la gonococia han vuelto con fuerza y, lamentablemente, con intención de quedarse. Un informe elaborado por el Ministerio de Sanidad con los datos recogidos por la red de centros especializados en el diagnóstico y tratamiento de infecciones de transmisión sexual (ITS) de España revela una «creciente» y «preocupante» tendencia al alza de ambas enfermedades. Hace sólo 25 años se creyeron superadas. Hoy, en los albores del siglo XXI, se han convertido de nuevo en una amenaza sanitaria, que advierte, además, de un posible repunte de la epidemia de VIH/sida. En esto, como en otras cosas, la tendencia la marcan Estados Unidos y el norte de Europa; y allí ya ha ocurrido. El documento con el que trabaja el Gobierno no deja lugar a dudas: «Es esencial ofertar la prueba del sida a toda persona diagnosticada de cualquier ITS», advierte el escrito.

Ese informe, al que ha tenido acceso EL CORREO, se ha elaborado con la información recogida entre julio de 2005 y diciembre de 2007 en los quince centros que forman en España la red centinela de vigilancia epidemiológica de las infecciones de tipo sexual. Sífilis y gonocia son dos patologías de las llamadas de declaración obligatoria, lo que significa que los médicos que las diagnóstican están obligados a informar semanalmente del número de casos que detectan. Los datos recogidos no sólo permiten verificar el despegue de ambas enfermedades, sino que sirven para hacer una radiografía detallada del alcance del problema.

Perfil del afectado


El trabajo firmado por la Fundación para la Investigación y Prevención del Sida (FIPSE), el primero de sus características que se realiza en el conjunto del país, cifra en 1.918 el número de casos diagnosticados de una y otra enfermedad en los dos años y medio que se analizaron. A primera vista, esos casi dos mil pacientes pueden parecer pocos, pero no lo son. Debe tenerse en cuenta que durante décadas, los médicos no diagnosticaron una sola sífilis o gonococia en España; o que cuando lo hicieron fue en ocasiones muy puntuales. La situación ahora es distinta. Ahora se trata ya de un problema de salud pública.

Los pacientes no son adolescentes o jóvenes que vivieron ajenos al nacimiento y expansión del sida en el mundo. Tampoco personas sin cultura ni preparación. El perfil del afectado se corresponde con el de un hombre de casi 35 años con estudios secundarios o superiores (58%), un poco más joven entre los casos de gonococia (31,6) y las mujeres. Seis de cada diez, algo más en realidad, son españoles y los cuatro restantes, inmigrantes procedentes en su mayor parte de Latinoamérica, aunque también los hay, en menor medida, de Europa del Este y África subsahariana.

La sífilis es una enfermedad que se anuncia con una llaga en la zona de contacto llamada chancro y que tiene el problema de que desaparece, a pesar de seguir ahí latente durante semanas. Pasado ese tiempo, vuelve a manifestarse con erupciones. La infección se supera con una simple inyección de penicilina, aunque las sífilis tardías suelen desencadenar serias complicaciones. La mayoría de los diagnósticos se realiza, no obstante, en los primeros compases del mal. En la gonococia o gonorrea, lo normal suele ser, según este informe, que se detecte cuando la infección ha provocado ya la inflamación de la uretra.

Un 40% repiten


Algunos de los datos contenidos en este documento resultan llamativos. 27 de los 1.891 pacientes atendidos presentaron no una, sino ambas infecciones; y un 40% de todos ellos ya había sido atendido previamente por sufrir alguna de estas dos enfermedades. Con ser preocupante el resurgir de enfermedades que se creyeron vencidas, lo que más agobia a los responsables de salud pública es la estrecha relación que hay entre estas patologías y el sida. Una y otra provocan lesiones que favorecen la entrada del virus del sida en el organismo. El 21,5% de los pacientes estaba coinfectado por el VIH y hubo un 4,2% de personas que ignoraban su condición de seropositivo cuando acudieron a la consulta de ITS.

El mecanismo de transmisión de las infecciones varía, curiosamente, entre los españoles y los inmigrantes. Entre la población local, las prácticas homosexuales no protegidas son mayoría (63,1%), mientras que entre los extranjeros fue consecuencia de relaciones heterosexuales. En ambos casos falló la prevención.

www.elcorreodigital.com


Nota de  transcripción: El 37% de los mal llamados protegidos también se infectó. Muy probablemente se hubieran librado de saber que no están seguros.


No al sida

Tags: infecciones sexuales, sífilis, sexo seguro, safe sex, sida VHI

Publicado por C.I.A.S @ 15:38  | Sin sida
Comentarios (0)  | Enviar
Viernes, 03 de abril de 2009
Uno de los principales defectos en el abordaje del VIH es la falta de conocimiento en torno a cuál es el momento adecuado para comenzar la terapia antirretroviral en pacientes asintomáticos.
DM Nueva York 03/04/2009
Con el objetivo de solucionar esta carencia, un grupo de investigadores del Consorcio Internacional de Evaluación Epidemiológica de Bases de Datos del Sida ha realizado un estudio en el que el comienzo temprano de este tipo de tratamiento, antes de que la cantidad de CD4+ descienda por debajo de dos umbrales determinados, logra mejorar la supervivencia en comparación con la terapia diferida. Los resultados se publican en el último número de The New England Journal of Medicine.

El equipo dirigido por Mari M. Kitahata, de la Cohorte Norteamericana de Colaboración en Diseño y Tratamiento del VIH, ha realizado dos análisis paralelos en los que ha contado con la participación de más de 17.000 pacientes asintomáticos infectados con el VIH y tratados entre 1996 y 2005. Ninguno de los pacientes se había sometido anteriormente a terapia antirretroviral. Los participantes se dividieron según su porcentaje de células CD4+ al inicio de la terapia antirretroviral.

Se estudió el riesgo de fallecimiento en los afectados cuyos niveles de CD4+ estaban por debajo de los dos umbrales considerados, comparándolo con los niveles de pacientes en terapia diferida. En el primero de los análisis, el umbral de CD4+ se situó entre 351 y 500 células por mililitro cúbico, mientras que en el segundo estaba por encima de las 500 células. Las conclusiones del trabajo señalan los beneficios de comenzar la terapia antirretroviral antes de que el porcentaje de CD4+ descienda por debajo de ambos umbrales.

(N Engl J Med 2009; 360: 1-12).

Menos efectos secundarios
En un editorial que acompaña la publicación del estudio, Paul E. Sax y Lindsey R. Baden, del Hospital Brigham and Women y la Facultad de Medicina de Harvard, ambas en Boston, señalan que la controversia sobre el mejor momento de iniciar la terapia antirretroviral lleva vigente más de dos décadas, desde la introducción del primer agente antirretroviral, zidovudina. Ambos autores apuntan la importancia de los resultados logrados por el grupo de Kitahata.

Según creen, la introducción temprana de la terapia antirretroviral permitiría una reducción de efectos secundarios asociados a fármacos específicos y un descenso en la activación del sistema inmune y los procesos inflamatorios. Sax y Baden observan una evolución: "Unos cinco años atrás, si un paciente quería comenzar una terapia antirretroviral con más de 500 CD4+ por mililitro cúbico un clínico habría abogado por un tratamiento diferido, una realidad que con este estudio puede cambiar".

No al sida

Publicado por C.I.A.S @ 17:23  | Investigaci?n Sida
Comentarios (0)  | Enviar
Jueves, 02 de abril de 2009