Mi?rcoles, 12 de enero de 2011

Hace casi 30 a?os -el 5 de junio de 1981- los CDC (Centers for Disease Control and Prevention) de Estados Unidos alertaron en una conferencia de prensa sobre la detecci?n de cinco casos de neumon?a por Pneumocystis Carinii en Los ?ngeles y un mes despu?s, fueron detectados varios casos de Sarcoma de Kaposi (un tipo de c?ncer de piel). Si bien ambas enfermedades eran conocidas en el mundo de la medicina, la aparici?n conjunta de las dos en varios pacientes llam? la atenci?n de los especialistas.

Las primeras investigaciones arrojaron que, en la mayor?a de los casos, se trataba de hombres homosexuales sexualmente activos y que en muchos casos sufr?an de otras enfermedades cr?nicas (hoy conocidas como oportunistas).

Al momento de realizarles pruebas sangu?neas se constat? que los pacientes carec?an del n?mero adecuado de un tipo de c?lulas sangu?neas llamadas T CD4+ (Linfocitos T cooperadores).

En la mayor?a de los casos los pacientes fallecieron a los pocos meses, marcando el inicio de lo que hoy conocemos como el SIDA (s?ndrome de inmunodeficiencia adquirida), enfermedad que afecta a los humanos infectados por el VIH (virus de la inmunodeficiencia humana).

?

A partir de esa fecha se inici? una verdadera batalla por identificar de manera clara al causante de dichas muertes, las que iban aumentando con el correr del tiempo y que, incluso, sirvieron de excusa para que algunos atacaran de distintas formas a las llamadas ?minor?as sexuales?.

Pero hoy se abre una nueva luz de esperanza para todos aquellos que, de una u otra manera, se ven enfrentados a diario a esta enfermedad; luego de que -por vez primera- un hombre fuera declarado de manera oficial como curado del virus VIH.

Las personas infectadas por esta enfermedad ven destruido su sistema inmune, por lo que queda expuesto a distintos tipos de virus, bacterias, hongos y a un n?mero indeterminado de enfermedades que cualquier persona sana es capaz de controlar (como la neumon?a, la meningitis o la tuberculosis).

Para mantener la enfermedad a raya se desarrollaron diversos tratamientos, siendo el m?s exitoso el que hoy conocemos como triterapia o TARGA (Terapia AntirRetroviral de Gran Actividad). Claro que este tipo de tratamientos no curan la enfermedad, sino que s?lo logran disminuir la carga viral a un nivel que permite que los enfermos lleven una vida normal (aunque sin las debidas precauciones pueden seguir contagiando a otras personas). De hecho en algunos casos la carga viral llega a un nivel tan bajo que en los test normales dar?an negativo.

El caso que origina esta nota se relaciona con un ciudadano de Estados Unidos que reside en Berl?n y que por cosas del azar se convirti? en el primer ser humano que se cur? de dicha enfermedad.

?Pistas para una cura?

Timothy Ray Brown, el hombre en cuesti?n, era un portador de SIDA desde hace unos a?os, por lo que estaba sometido a una terapia aintirretroviral que manten?a su sistema inmune casi a niveles normales.

Por esas cosas del destino durante el a?o 2007 a Timothy se le detect? una leucemia muy agresiva, por lo que debi? someterse a una quimioterapia y a la irradiaci?n con radioterapia. El pobre apenas logr? sobrevivir a este ?tratamiento? que, en definitiva, parec?a haber dado buenos resultados.

Transcurrido un a?o la leucemia volvi? a atacar por lo que sus m?dicos, previendo que el debilitado organismo de Tim no lograr?a soportar nuevas quimioterapias, optaron por realizar un trasplante de c?lulas madres obtenidas desde la m?dula espinal de un donante.

Claro que este donante ten?a la particularidad de sufrir una inofensiva mutaci?n, la que es conocida como CCR5 delta 32 homocigota. Las personas que tienen esta mutaci?n no poseen un tipo de receptor llamado CR5 en su organismo, precisamente el que necesita el virus VIH para acoplarse a las c?lulas T CD4+.

En el intertanto y como consecuencia de las innumerables quimios a las que debi? ser sometido, a Tim no le qued? otra que suspender la terapia antirretroviral y comenzar a tomar inmunosupresores para prevenir el rechazo de las c?lulas madres que estaba recibiendo.

Transcurridos 13 d?as debi? someterse a un segundo trasplante debido a que la leucemia no ced?a, por lo que debi? seguir tomando los inmunosupresores y dejar de lado su tratamiento contra el sida.

Por si todo lo anterior fuera poco, semanas despu?s Tim sufri? de un serio trastorno neurol?gico, el que le provoc? una ceguera temporal y problemas tanto de motricidad como para hablar.

Los m?dicos que lo atend?an decidieron realizar una punci?n lumbar para examinar el flu?do y obtener un diagn?stico de la nueva afecci?n que sufr?a Tim; descubriendo que en dicho fluido no exist?an rastros de VIH.

Posteriormente nuevos ex?menes concluyeron que las c?lulas T CD4+ de Tim hab?an alcanzado niveles normales, su carga viral hab?a desaparecido y que no hay rastros de anticuerpos medibles por el test de ELISA.

Para los cient?ficos, lo que pudo haber pasado con Tim es que las c?lulas madres que recibi? con la mutaci?n CCR5 delta 32 homocigota fueron capaces de replicarse en el organismo, dejando al VIH sin el apoyo necesario para su reproducci?n.

Para los investigadores, la experiencia de Tim servir? para estudiar nuevos m?todos -mucho menos invasivos- con los que sea posible atacar la enfermedad, algo que son seguridad requerir? de muchos a?os de investigaci?n y an?lisis; pero que podr?a abrir una luz de esperanza hacia el desarrollo de un tratamiento definitivo que cure dicha enfermedad.

Christian Perez Sontag (Santiago, Chile)

Comite Independiente AntiSida

No al sida


Publicado por C.I.A.S @ 12:33  | Vencen al SIDA
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios