Jueves, 14 de agosto de 2014

 Una nueva investigación ofrece esperanzas sobre el desarrollo de una vacuna contra el VIH mediante la acción de los bNAbs

Un estudio publicado en Cell Host and Microbe  realizado por investigadores de la Universidad de Boston (EEUU) describe cómo algunos anticuerpos ampliamente neutralizantes del VIH (bNAbs) experimentan un tipo de mutación inusual, un fenómeno que permite neutralizar distintas cepas de VIH.

Pocas veces los anticuerpos experimentan más cambios que las simples sustituciones de aminoácidos. La inserción o eliminación de cadenas de aminoácidos reciben el nombre de indels. Menos del cuatro por ciento de los anticuerpos humanos contienen indels; en bNAbs esto supone más del 50 por ciento. No obstante, sólo un pequeño subconjunto de individuos portadores del VIH produce bNAbs.

Comparando los genes de los anticuerpos de personas portadoras del VIH con personas no infectadas, los científicos descubrieron que los individuos con VIH presentaban un 27 por ciento más de inserciones y un 23 por ciento más de eliminaciones que los individuos no infectados. También encontraron que el índice elevado de mutación persistía en todos los individuos portadores del VIH, independientemente de su capacidad para producir bNAbs.

El elevado índice de indels se debía más bien a un incremento en la frecuencia de mutaciones y no a algo específico asociado al VIH o a características inusuales de las personas capaces de producir bNAbs. "Este resultado sugiere que que la vacuna para producir bNAbs es posible", afirma Thomas B. Kepler, de la Universidad de Boston. "Más del 80 por ciento de indels fueron encontrados en regiones genéticas responsables de unirse al virus del VIH".

Dado que los indels de bNAbs no son resultado de características especiales de las personas que las producen, los investigadores sospecharon que los indels podían ser importantes para la función del anticuerpo. Estudiaron un bNAb específico llamado CH31, que tiene un indel amplio, para ver qué papel juegan los indels en la adquisición de actividad neutralizadora general.

Los científicos encontraron que el indel era el elemento clave en el desarrollo de CH31. Según los investigadores, colocar el indel en los anticuerpos que no lo tenían, incrementaba su efectividad ocho veces; quitarlos de aquellos anticuerpos que la poseían, los volvía mucho peores. "Cuando se probó su capacidad para neutralizar el VIH, sólo aquellos anticuerpos CH31 con indels eran capaces de realizar la tarea", señala Kepler.

Diario Médico

No al sida 


Tags: investigación, vacuna

Publicado por C.I.A.S @ 11:16  | Investigaci?n Sida
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios