Mi?rcoles, 08 de febrero de 2006


Diario M?dico

En la XIII Conferencia de Retrovirus e Infecciones Oportunistas que se est? celebrando en Denver, Colorado, se ha presentado un estudio efectuado en Uganda que confirma que la circuncisi?n puede reducir el riesgo de transmisi?n del VIH en casi un tercio. El ensayo se une a otros anteriores que hab?an observado la protecci?n que confiere esta pr?ctica.

Desde que en 1998 la antrop?loga norteamericana Priscilla Reinning constatara que el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) se transmit?a con mayor rapidez en las zonas de ?frica en las que la circuncisi?n no se practicaba de manera habitual, numerosos trabajos han intentado determinar en qu? medida esta pr?ctica puede ser una herramienta preventiva eficaz en la lucha contra el VIH.

Seg?n un ensayo presentado en la XIII Conferencia de Retrovirus e Infecciones Oportunistas, que se est? desarrollando en Denver (Estados Unidos), la circuncisi?n en hombres VIH+ podr?a reducir hasta en un 30 por ciento la transmisi?n del virus a sus parejas. El estudio, presentado por Thomas Quinn, de la Universidad Johns Hopkins, de Baltimore, analiz? la situaci?n de 300 parejas heterosexuales de Rakai (Uganda) en las que los hombres estaban infectados y ellas eran VIH negativas.

Adem?s de disminuir el riesgo de transmisi?n del VIH, la circuncisi?n tambi?n parec?a reducir la tasa de tricomonas y vaginitis bacteriana, aunque no ten?a impacto sobre la infecci?n por papilomavirus, s?filis, gonorrea o clamidia.

Este trabajo confirma los resultados obtenidos en otras investigaciones, como la realizada por Bertran Auvert, de la Agencia Nacional Francesa para la Investigaci?n del Sida, en la regi?n sudafricana de Orange Farm. En este caso la disminuci?n del riesgo de transmisi?n del virus lleg? al 6 por ciento en parejas heterosexuales.

"A pesar de estos datos, resulta imposible hacer una recomendaci?n sobre el uso profil?ctico de la circuncisi?n. En los ?ltimos doce a?os se han realizado cerca de medio centenar de estudios para determinar cu?l es la relaci?n precisa entre esta pr?ctica y la prevenci?n del VIH y todav?a debemos esperar los resultados de al menos dos grandes trabajos para saber si su uso puede aplicarse s?lo en la prevenci?n de la transmisi?n de hombres a mujeres y viceversa", apunta Quinn.

En Africa s?lo el 2 por ciento de la poblaci?n est? circuncidada y la implantaci?n de esta pr?ctica por motivos preventivos choca con aspectos culturales, por lo que hay quien considera que no es una medida de salud p?blica adecuada.

M?s mortalidad con el subtipo D.
El estudio de la cohorte de Rakai tambi?n ha mostrado que el subtipo de VIH predice mejor el riesgo de mortalidad que la carga viral. Las personas que tienen el subtipo viral D mueren con m?s rapidez que las contagiadas por el subtipo A. De hecho, el 10 por ciento de los infectados por el subtipo D fallec?an en un plazo medio de tres a?os, mientras que no se produc?a ninguna muerte en el subtipo A en este periodo. La carga viral, por su parte, no permite ajustar tanto el pron?stico. Los autores creen que el subtipo D es m?s virulento que el A, ya que para infectar la c?lula ?ste s?lo es capaz de unirse a un ?nico receptor, el CCR5, mientras que el 25 por ciento del virus subtipo D se une tanto al CCR5 como al CXCR4. "Conocer el subtipo nos ayuda a manejar mejor la infecci?n y actuar con m?s intensidad para frenar su r?pida progresi?n en los infectados por el subtipo D y en los virus recombinantes que lo incorporan", explica Oliver Laeyendecker, coordinador del trabajo.
No al sida


Publicado por C.I.A.S @ 8:10  | Investigaci?n Sida
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios