Jueves, 25 de mayo de 2006

El adjetivo ?preservativo? tiene un sentido positivo: preservar, poner a cubierto anticipadamente a una persona o cosa, de alg?n da?o o peligro; as? lo entiende cualquier inteligencia. Si no cumple el cometido que lo define, no es un preservativo. Es otra cosa, al no preservar del da?o o peligro, y por consiguiente pierde su car?cter positivo.

En Espa?a, hay cerca de 125.000 personas infectadas por el VIH; estamos a la cabeza de la Uni?n Europea, en cuanto al n?mero de infectados, y aunque alguno de ellos no ha desarrollado a?n la enfermedad, s? puede transmitir el virus.

Para velar por la salud f?sica de los espa?oles, bien com?n reconocido en el art. 43 de la Constituci?n, est? el Ministerio de Sanidad y Consumo, secundado por diversas entidades, es decir, el servicio p?blico del bien com?n de la Sanidad, y en tal sentido, acertadamente, por ejemplo en materia de publicidad del tabaco, advierte a los fumadores de su peligrosidad para la salud, e incluso se prohibe su consumo en ciertos centros, transportes, etc...

Dado el triste r?cord de infectados por el VIH, se ha lanzado, con el apoyo de organismos oficiales y con fondos p?blicos, una campa?a de prevenci?n contra el sida, dirigida principalmente a los j?venes (m?s del 50% de las infecciones), que se fundamenta en el uso del llamado preservativo. Figura en la propaganda gratuita que se reparte esto: El VIH no tiene porqu? limitar tus pr?cticas, puedes hacer lo que quieras y con quien quieras... Incorpora los preservativos... Se pueden usar trozos de l?tex empleando preservativos cortados o barreras de l?tex que venden en las farmacias para realizar sexo oral. En grandes carteleras expuestas en lugares de asistencia masiva figur?, en conmemoraci?n del 1 de diciembre, D?a mundial del sida, un gran jugador de f?tbol con la leyenda: Juega sin riesgo, con el sida no te la juegues, prot?gete, y al lado un dibujo del supuesto preservativo. Digo supuesto, porque seg?n informaciones, como la de la doctora Susan C. Welles (publicada en la revista Social Science Medicine), la eficacia del preservativo, en la prevenci?n del sida, es s?lo del 69%, y otros estudios demuestran que 29 de 89 marcas de preservativos son permeables al VIH. Creer que se est? protegido totalmente por el uso del preservativo es como jugar a la ruleta rusa con dos balas en el cargador del rev?lver.

LA OBLIGACI?N DE ADVERTIR
Podemos a?adir, a salvo del plano moral, que una cosa es tratar de preservar un embarazo, y si falla el preservativo da como don lo que m?s se quiere en la tierra, un hijo, aunque inicialmente no haya sido deseado, y otra muy distinta es que falle al tratar de prevenir el sida, ya que supone la posibilidad de enfrentarse a lo que menos se quiere y m?s se teme en el mundo, la muerte.

?Los citados informes son ciertos? Si as? fuera, exigir?a, por el bien de la salud p?blica, al menos una seria advertencia en la publicidad del preservativo, pues no es un juego sin riesgo, sino todo lo contrario: puede costar males sociales, fuertes gastos a la sanidad p?blica, focos crecientes de contagio...

Las autoridades sanitarias deben advertir, en su ineludible ministerio de velar por la salud de todos los ciudadanos, para no incurrir adem?s en responsabilidades de orden civil, p?rdida de confianza de los administrados... y m?s hoy d?a, que existe un especial estado de conciencia social al respecto, de la misma forma que a cualquier manufactura, aparato, medicamento... la legislaci?n precept?a se les dote de prospectos advirtiendo del peligro para los usuarios, e incluso, salvando las distancias, en caso de operaciones quir?rgicas con riesgo.

Las autoridades religiosas cat?licas (el 90% del pueblo espa?ol as? se declara) han de prestar un servicio p?blico que afecta a la salud moral, de orden superior, y tambi?n en este caso a la salud f?sica, por ser el m?todo m?s seguro para prevenir el sida en materia de sexo, al recordar la observancia en conciencia de lo legislado hace milenios en las Tablas de la Ley, as? como el matrimonio mon?gamo entre hombre y mujer (la OMS ha comenzado a difundir mensajes a favor de la monogamia y en contra de la promiscuidad).

Pero hay un factor m?s, principal?simo: a los afectados en primer t?rmino, la juventud espa?ola, ya de por s? abrumada por el flagelo del siglo D+3S (droga, sexo, sida y sectas), no le bastan los loables esfuerzos, imprescindibles y necesarios, para su prosperidad material y econ?mica, sino que necesitan un algo m?s de orden superior, que debe ser mostrado por sus l?deres: que les se?alen y aconsejen el camino de la verdadera dignidad humana. Lo contrario siempre pasa factura


No al sida


Publicado por C.I.A.S @ 18:56  | sexo seguro safe sex
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios