Jueves, 26 de octubre de 2006


La prevenci?n de la transmisi?n maternofetal del VIH sigue siendo uno de los principales retos en el continente africano. Aunque la nevirapina ha disminuido dr?sticamente la tasa de transmisi?n de madre a hijo, la aparici?n de resistencia al f?rmaco empieza a ser preocupante. La adici?n de zidovudina y lamivudina podr?a reducir el riesgo del 60 al 10 por ciento.
Elena Escala S?enz
19/10/2006
Mientras que en Europa y Estados Unidos la v?a de transmisi?n vertical del VIH ha sido casi eliminada, en los pa?ses en v?as de desarrollo sigue siendo una asignatura pendiente. De los 2.000 ni?os que se infectan cada d?a en el mundo, apenas dos casos corresponden a los pa?ses industrializados y el resto se distribuye principalmente por el continente africano, seg?n ha explicado James McIntyre, director de la Unidad Perinatal de VIH del Hospital Chris Hani Baragwanath, de Soweto (Sud?frica), en el simposio internacional Sida: 25 a?os que cambiaron el mundo, organizado por la Fundaci?n Areces, de Madrid.

"Cuando empezamos a trabajar en la prevenci?n de la transmisi?n maternofetal del VIH la tasa registrada en ?frica era superior al 54 por ciento. Entonces parec?a que no pod?amos hacer nada, los f?rmacos eran muy caros y el proceso de tratamiento era complejo.

Sin embargo, en la ?ltima d?cada hemos demostrado que es posible atajar este problema y la nevirapina ha supuesto un punto de inflexi?n en la lucha contra esta v?a de transmisi?n. S?lo con el uso de este f?rmaco hemos reducido la transmisi?n maternofetal al 10 por ciento y nuestro objetivo ahora es extender el uso conjunto de zidovudina y nevirapina, una combinaci?n con la que es posible disminuir la tasa a un 5 por ciento", ha explicado McIntyre, cuya Unidad Perinatal es un centro de referencia mundial para la lucha contra el VIH.

Sin acceso
Pero alcanzar este objetivo no es f?cil, ya que un alto porcentaje de mujeres a?n no tiene acceso al tratamiento. "Primero debemos asegurarnos de que la prevenci?n b?sica llega a toda la poblaci?n y hay que mejorar los programas de prevenci?n y tratamiento que ya tenemos, haciendo hincapi? en la necesidad de que las mujeres inicien y contin?en el tratamiento por su propio beneficio".

Asimismo, se ha referido a la creciente preocupaci?n por la aparici?n de resistencia tras la administraci?n intraparto de una sola dosis de nevirapina y al estudio del impacto que puede tener en los subsiguientes tratamientos que se administren a estas mujeres.

"Basta una sola mutaci?n en para que se produzca la resistencia a la nevirapina, una sustancia que adem?s tiene una larga vida.

De hecho, una sola dosis de nevirapina permanece en el organismo durante al menos tres semanas. La aparici?n de resistencias se produce en entre el 20 y el 60 por ciento de las mujeres, dependiendo, entre otras cosas, del tipo de virus. Desafortunadamente, en ?frica es prevalente el subtipo C, cuya resistencia parece ser superior a la de otros subtipos".

Un trabajo coordinado por McIntyre ha mostrado que "la dosis ?nica de nevirapina m?s una dosis fija de zidovudina y lamivudina durante los cuatro o siete d?as posteriores al parto pueden reducir la tasa de resistencia. De hecho, la incidencia descendi? del 60 al 10 por ciento en el grupo que fue tratado durante siete d?as".

Por otra parte, Carol Ciesielski, jefa de la Unidad de Epidemiolog?a de VIH del Departamento de Salud P?blica de Chicago (Estados Unidos), ha se?alado que se est? observando un preocupante cambio de actitud frente al sida entre los homosexuales.

Menos miedo
"El tratamiento antirretroviral ha conseguido que la infecci?n por VIH sea una enfermedad cr?nica y se ha perdido el miedo al virus. Las medidas preventivas se han relajado y patolog?as como la s?filis y la gonorrea van en aumento. Estas enfermedades de transmisi?n sexual pueden aumentar la sensibilidad al VIH, pero ahora la comunidad homosexual no parece prestar mucha atenci?n a la prevenci?n", ha apuntado Ciesielski.

En este sentido, Stefano Vella, director del Departamento de Investigaci?n de Medicamentos y Tratamientos del Instituto Superior de Sanidad de Roma (Italia), ha se?alado que "la mayor parte de las medidas preventivas se encuentran en manos de los hombres y en muchos pa?ses en v?as de desarrollo no es f?cil que las mujeres exijan su uso. Los microbicidas podr?an ser una buena alternativa para ambos sexos, aunque en todo caso se tratar?a de un complemento y nunca de un sustituto de otros m?todos de prevenci?n".

Por ?ltimo, Daniel Zulaika, presidente de Seisida y coordinador del simposio, ha recordado que "los 25 a?os de sida han cambiado nuestra forma de vida, la manera de entender la sexualidad e incluso la forma en la que educamos a nuestros hijos. Hoy nos enfrentamos a una enfermedad cuya transmisi?n es eminentemente sexual y s?lo el 17 por ciento de las 3.000 nuevas infecciones que se producen en Espa?a cada a?o se deben al intercambio de jeringuillas. Por ello, debemos adaptarnos y abordar la prevenci?n de una manera distinta a la que emple?bamos al inicio de la epidemia".

Metanfetamina y conductas sexuales de riesgo
El aumento en el consumo de metanfetamina en la comunidad homosexual de Estados Unidos se ha convertido en un grave problema en los ?ltimos a?os, ya que favorece las conductas sexuales de riesgo e interfiere en el buen control y cumplimiento de los infectados que se encuentran bajo tratamiento, seg?n ha explicado Carol Ciesielski, del Departamento de Salud P?blica de Chicago, en Estados Unidos.

A este tipo de conducta, propiciado sobre todo por la p?rdida de temor a la enfermedad, hay que sumar otro problema creciente ligado a internet. "El uso de la Red para buscar parejas sexuales promueve la pr?ctica de sexo sin precauci?n. Para evitar el repunte de nuevas infecciones debemos adaptar las medidas preventivas a la nueva situaci?n y al cambio de h?bitos que observamos en los colectivos afectados. Adem?s, debemos promover las pruebas de detecci?n y los controles peri?dicos entre los homosexuales, ya que algunos estudios han demostrado que la mitad de los homosexuales que se hacen las pruebas est?n infectados y no lo saben".
No al sida


Publicado por C.I.A.S @ 23:37  | Investigaci?n Sida
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios