Mi?rcoles, 08 de noviembre de 2006


CARLOS MOREDA DE LECEA


El D?a Internacional contra el Sida (S?ndrome de Inmunodeficiencia Adquirida) se celebra el 1 de diciembre porque el primer caso se diagnostic? ese d?a en 1981. El sida, causado por el virus HIV (Virus de Inmunodeficiencia Humana), afecta al sistema inmunol?gico del organismo y lo desprotege ante las enfermedades. Su principal v?a de contagio es sexual. Ha provocado 25 millones de muertes, 3,1 en el 2005, y actualmente hay 40 millones de infectados en el mundo, casi la mitad mujeres. En Occidente est?n en tratamiento m?s de un mill?n de personas. Cada minuto se producen diez nuevas infecciones.

La importante revista cient?fica The Lancet public? en el 2004 un acuerdo firmado por 140 cient?ficos de prestigiosas universidades y la OMS; confirman lo indicado ya en 1996: la prevenci?n m?s efectiva es por el orden ABC: A de abstinence, significa que es prioritario y 100% eficaz para prevenir la infecci?n recomendar a los j?venes la abstinencia de relaciones sexuales o retrasar su inicio; B de be faithful / reduce patners (se fiel) recomienda la monogamia fiel. Si se rechazan las medidas anteriores, recomienda C de condoms, el preservativo, pero advirtiendo que no elimina sino s?lo reduce el riego de contagio (80%).

La pandemia de sida es producida sobre todo por el elevado n?mero de parejas sexuales (halpering), y no tanto porque no se use el preservativo. La realidad es tozuda. Ning?n pa?s ha logrado frenar el sida con s?lo pol?ticas de preservativo. En Sud?frica, con 48 millones de habitantes, se distribuyeron 450 millones de preservativos en el 2004, pero el sida ha crecido. Seg?n la prestigiosa revista Science, Tailandia, Uganda, Zimbabwe y Kenia han parado la epidemia fomentando la abstenci?n, o el retraso de relaciones sexuales, y la monogamia mutua. Onusida recomienda ?conducta sexual responsable, incluyendo la abstinencia y la fidelidad?.

La excesiva confianza en el preservativo, presentado como sexo seguro, incita a tener relaciones sexuales en cualquier circunstancia, edad y situaci?n, sin valorar la posibilidad de infectarse por el virus. Al promocionar el preservativo sin explicar las conductas de ?riesgo?, se transmite una idea falsa de su seguridad absoluta y se incita a los j?venes a iniciar antes sus relaciones sexuales; se pasa de un riesgo nulo al riesgo de infecci?n de los usuarios del preservativo.

Y quienes optan por tener relaciones con un mayor n?mero de parejas pasan a tener un mayor riesgo de infecci?n a pesar de utilizar preservativos, ya que crece la probabilidad de contagio por encima del grado de protecci?n del preservativo. Esto sin tener en cuenta que muchas veces no se usa o se usa incorrectamente. Adem?s de su ineficacia frente al virus del c?ncer papiloma.

Es distinto su recomendaci?n, por la reducci?n del riesgo de infecci?n, a personas adictas al sexo, con un estilo de vida peligroso, prostituci?n, grupos de promiscuidad, etc. Los mensajes de prevenci?n se deben segmentar, pues emitirlos de modo general es contraproducente por inducir a conductas de riesgo, ya que es diferente el riesgo de un escolar que el de una prostituta o de quienes comparten jeringuillas.

Epidemias como el sida s?lo se previenen con eficacia educando las conductas socialmente aceptables, modas, normas sociales, entretenimiento. Su coste es inferior a los tratamientos m?dicos, pero exige una coordinaci?n entre las autoridades sanitarias, educativas, culturales y los medios de ocio o de comunicaci?n, sin quedarse en meras declaraciones de intenciones.

Para proteger a los j?venes de esta epidemia mortal las autoridades deben aplicar, con aut?ntica voluntad pol?tica, el mensaje 'ABC'. Promover la abstinencia y la fidelidad sexual con fines sanitarios no exige una estrategia educativa muy diferente de abstenerse de fumar, beber, no a las drogas o al exceso de velocidad. Basta con explicar las consecuencias de ciertas pr?cticas sexuales -en una caja de preservativos como se hace en el tabaco-, educar en el autocontrol y crear un clima social favorable.

Las campa?as monotem?ticas contra el sida, basadas en el sexo seguro, P?ntelo, p?nselo, sin tener en cuenta A ni B fracasan por no contrastarlas con la ciencia. Seg?n el INE, la mayor?a de espa?oles no saben que la promiscuidad fomenta el sida. ?Se debe decir lo contrario porque las autoridades sanitarias dicen que es un asunto moral? La prioridad es la salud basada en evidencias cient?ficas no en la ideolog?a. Rectificar es cuesti?n de tiempo: al final la verdad patet, sale adelante.

No al sida


Publicado por C.I.A.S @ 9:02  | Sin sida
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios