Mi?rcoles, 20 de febrero de 2008

Revista Nro.121
"Cuando beba, no conduzca", recomienda la publicidad. Y no, "Cuando beba, use casco". Pero ante el sida, no existe la misma claridad, explica el presidente del Comité Independiente Antisida, el español Pedro Pérez Cárdenas. Aquí expone los riesgos de una campaña basada en el uso del preservativo.

¿Son efectivas las campañas del sida que recomiendan el uso del preservativo?
- No están siendo efectivas estas campañas. 20 años de campañas realizadas casi exclusivamente en la confianza de que el forro sería la solución han demostrado que el sida y la transmisión del VIH no han dejado de crecer.

¿Por qué?
- Porque se ha confiado en un medio que reduce, pero no elimina el riesgo de transmisión (OMS). Porque no se ha estudiado el efecto boomerang o contraindicaciones de las campañas, ya que en muchas personas, especialmente los jóvenes, alienta a una promiscuidad que es el clima favorable en el que más tarde o más pronto, el virus logra su objetivo: trasmitirse a otra persona más. Porque el látex tiene poros, falla, se rompe, se desliza, no se siguen instrucciones, no se dispone siempre de él, etc. Porque muchas personas han sido engañadas, y confiaban en el sexo seguro. Porque convierten en un juego o deporte la sexualidad humana...

¿No es el preservativo de todas formas un recurso adicional de protección, junto con otras medidas?
- Si hubiera que pensar en más recursos indignos adicionales de protección, alguien podría añadir sustancias reductoras de la líbido, o cinturones de castidad. Todos son indignos de la persona, por un extremo o por el contrario.

¿Por qué cree que en nuestro país se centró la campaña exclusivamente en el uso del preservativo?
- Como en muchos otros lugares, por acudir a lo fácil, cómodo, y popular, aunque no sea lo eficaz. Incluiría también un populismo barato que desea más el voto que la salud del ciudadano. Beneficios económicos de empresas de amigos, con coimas de por medio. Dirigismo ideológico. Chantaje de los poderosos en un mundo globalizado en el que quieren imponer políticas de "salud reproductiva".

¿Cuál es el peligro de estas campañas?
- Ante todo, el aumento imparable del sida. Otros daños añadidos son: la banalización de la sexualidad humana; distorsión de las relaciones humanas, reduciendo al hombre y mujer a un objeto de placer; aumento de la violencia doméstica, la prostitución, las violaciones, etc.

¿Quiénes podrían verse perjudicados con este tipo de campañas?
- Los adolescentes, sin duda. Las personas con poca cultura. Éstos, seguramente, no podrán reclamar daños y perjuicios a los apologistas del condón, cuando después de seguir sus consejos e infectarse, se pregunten ¿Cómo fue que me infecté? ¡Si me lo daban en mano como sexo seguro!
Muchos otros casos se darán de jóvenes con comportamientos de riesgo. Crecerán los casos de chicas víctimas de abusos sexuales "protegidos". Muchos otros jóvenes adquirirán otras Infecciones de Transmisión Sexual, como el VPH (virus del papiloma humano) ante el que basta el roce de zonas genitales para que haya transmisión.

¿Cuál es la experiencia en otros países con campañas similares?
- Algunos países de África se han sembrado de preservativos, y allí precisamente es donde más ha avanzado el sida. En Sudáfrica no había casos en 1990; bastaron 10 años para que en el 2000 ya tuvieran 10 millones de afectados. Las noticias que a veces difunden los medios de comunicación acerca de que disminuye la incidencia del sida (no de la trasmisión VIH ), hay que agradecérselo básicamente a la medicación retroviral, que no cura, pero impide el avance de la enfermedad y por lo tanto la entrada en la fase sida.

¿Qué tipo de campaña debería implementarse entonces?
- Más que implementarse, deben comenzar a hacerse. Como decía el descubridor del virus VIH, Luc Montagnier, son necesarias campañas contra las prácticas sexuales contrarias a la naturaleza biológica del hombre, y sobre todo hay que educar a la juventud sobre el riesgo de la promiscuidad sexual y el vagabundeo sexual.

¿Cuáles son los resultados en aquellos países que han fomentado la fidelidad y la abstinencia?
- Pocos han sido, por desgracia, pero Uganda muestra un éxito clamoroso, ya que es el único país que está reduciendo la tasa de sida desde que el gobierno aconseja a los matrimonios hacia la monogamia y fidelidad y a los jóvenes a saber esperar. En otros países, tienen que ser pequeñas fundaciones u ONGs las que, casi sin medios económicos, hagan apenas oír su voz.

¿Es posible aspirar a la abstinencia en una sociedad hiper erotizada?
- Sí, del mismo modo que una casa sucia y abandonada puede de nuevo hacerse habitable. Habrá que comenzar limpiando lo más gordo. La prostitución galopante, la pornografía, la droga, el alcoholismo juvenil, etc. Tendrán que colaborar muchos en la limpieza: políticos, jueces, policía, medios de comunicación, etc. Pero, sobre todo, será el mundo de la educación, de maestros y padres, los que tendrán que desembarazarse de complejos y volver a educar a los niños y jóvenes en las virtudes.

Pedro Pérez Cárdenas es Licenciado en Cs. Químicas y Doctor en Psicopedagogía de la Universidad de Valladolid. Desde hace 10 años preside el Comité Independiente Antisida, asociación que lucha contra el contagio del VIH y promueve campañas de educación (www.sinsida.com).
Estuvo recientemente en Chile para participar en el Seminario "Juventud y sexualidad", organizado por la Municipalidad de Puente Alto.


No al sida
Publicado por C.I.A.S @ 13:50  | sexo seguro safe sex
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios