Jueves, 06 de marzo de 2008

«Si plantas, hazlo con discreción»: La Generalitat, ante el consumo de hachís de los jóvenes

Más ‘consejos’ del Departamento de Salud: “conviene que sea de la mejor calidad”; “lleva poca cantidad encima”; “una de las historias ‘guapas’ de los porros es que se comparten”

Que España es uno de los principales consumidores de drogas del mundo no es ninguna novedad. Este mismo lunes, 3 de febrero, informábamos de que un estudio del Departamento de Estado norteamericano constata que somos el país de la UE donde se consume más cocaína, hachís y drogas de diseño.

 

Conscientes de ello, los expertos de la Generalitat de Cataluña han elaborado un pequeño folleto desplegable y colgado en la web del Departamento de Salud una serie de recomendaciones para ‘ayudar’ a los jóvenes y adolescentes consumidores de porros. Algunas de las sugerencias no tienen desperdicio.

 

Si plantas (marihuana), hazlo con discreción”; “conviene que sea de la mejor calidad posible”; “lleva poca cantidad encima” o “una de las historias ‘guapas’ de los porros es que se comparten”. Estos son algunos de los consejos que se pueden leer en Cannabing, el documento que el Gobierno socialista en Cataluña utiliza para combatir el consumo de drogas entre los jóvenes.

 

“Con un tono juvenil”

 

El desplegable, que simula una cajetilla o librillo de papel de fumar del tipo Smoking, tal como lo definen en la web, se trata de un “material de prevención de los riesgos asociados al consumo de cannabis dirigido a jóvenes consumidores de esta sustancia o que tengan relación con consumidores”.

 

“Está escrito y diseñado con un tono juvenil para aumentar la percepción de credibilidad y buscar proximidad con el grupo diana [...] El formato es de bolsillo para poder repartirse en espacios dinámicos donde encontramos jóvenes”, dicen.

 

La Generalitat lo ha dividido en 14 apartados, a través de los cuales se pretende orientar a jóvenes y adolescentes sobre qué hacer ante el consumo de hachís.

 

Algunos de esos consejos, por obvios, no merecen un especial comentario, como es el caso del primero de ellos, donde se recomienda que “si vas fumado no conduzcas”.

 

“Calidad, para fumar menos mierda”

 

Sin embargo, ya en el segundo apartado se puede observar un más que dudoso sentido de la responsabilidad por parte del Departamento de Salud a la hora de recomendar a los jóvenes cómo evitar el consumo de drogas.

 

El costo se corta más de lo que se piensa. Por eso conviene que sea de la mejor calidad posible, para fumar menos mierda (alquitrán, neumático, aceite de motor, cera...).

 

Y sigue: “Con la maría evitas el corte, pero ten cuidado porque corren tipos de hierba muy fuertes, así que toca fumar menos”.

 

En el quinto apartado informa de que “uno puede pasarlo mal o fatal. Hay quien se emparanoia, a quien le da ansiedad... Estos efectos pueden ser puntuales o repetirse demasiado a menudo; en este caso es necesario plantearse dejar de consumir”. O sea, “en este caso”, pero no es necesario planteárselo si no se repite a menudo, parece querer decir este punto.

 

También advierte de que “fumar y tener en un lugar público está castigado” y de que “a la poli le toca hacer su papel, o sea que no des la nota”.

 

“Autocultivo, con discreción”

 

Otro de los puntos conflictivos es el que se refiere al “autocultivo”, que “ahorra el contacto con los camellos y se deja de subvencionar a las mafias”. Informa de que es ilegal y “te expones a multa o juicio”, pero recomienda que “si plantas, hazlo con discreción

 

También avisa de los peligros de cocinar con cannabis y advierte de que “si comes algún preparado con cannabis, piensa que los efectos tardan, como mínimo, una hora en aparecer y pueden ser alucinógenos”. “No te dejes llevar por el hambre; puedes tomar demasiada cantidad y pasarlo mal”, concluye.

 

¿Cuándo me paso?, se pregunta en el punto 9. “Si buscas con ansia, fumas mucho y en todas partes, la postura se te hace corta, te propones no hacerlo y acabas diciendo pásamelo [...] puede que tengas un problema. A veces hay suficiente con reducir el consumo

 

“¿Tráfico?: ¡Lleva poco!”

 

En un nuevo alarde de ‘cordura’ a la hora de aconsejar a los jóvenes sobre los peligros del hachís, el Departamento de Salud alerta sobre los problemas que conlleva el tráfico de esta sustancia: “te pueden caer entre 1 y 3 años de prisión”.

 

¿La solución?, “Lleva poca cantidad encima porque la línea entre lo que se considera tráfico o consumo propio depende de muchos factores”.

 

Por último, en el punto 11, Cannabing recuerda que “una de las historias ‘guapas’ de los porros es que se comparten, pero esto no implica tener que fumar siempre”

 

“Respeta a la gente que haya decidido no fumar, no les “comas la olla”, cada uno toma sus propias decisiones”, concluye.



No al sida

Tags: campañas drogas

Publicado por C.I.A.S @ 5:57
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios